XXXII Certamen Cartas de Amor Asociación del Timón

Yo quiero una postal con tu silencio.

Escríbeme palabras al oído.

Una carta es un motor 

en la cuesta de la Ausencia.

Se me olvidó tu risa y tu bufanda

y sigo viéndote ,

cuando leo tus cartas .

Y la Ausencia no existe si no quiere a alguien,

aprendes geografía y buscas en el mapa

ese pueblo que dice el matasellos,

cuando amas aprendes geografía.

Rompo el hielo con Gloria Fuertes, tan sugerente siempre.

Las cartas de amor, su perpetuidad, la ausencia, la importancia de los silencios… el recuerdo de los sellos y el matasellos.

El amor es sentimiento, es intimidad.

Así me aproximo a este pregón con el pudor propio que se produce al mostrarnos íntimamente, pero al mismo tiempo con la tranquilad de hacerlo entre vosotras, amigas de la asociación El Timón.

 No hace mucho os recibía en el Congreso de los Diputados, y allí os hablaba de mi pasión y mi compromiso público.

Hoy la pasión que sobresale  aquí es la de vuestro trabajo como organización en este importante certamen de cartas de amor en su 32 edición.

¡Gracias por la encomienda querida Presidenta, Manoli ! 

Gracias  a todas por invitarme a venir y compartir con vosotras este “romántico momento”, y  mil gracias, también, por invitarme a la reflexión  de estas cosas del amor y su importancia en la vida, en nuestras vidas. Me habéis obligado en estos días “locos” a detenerme a pensar en algo tan bonito como el amor.

Enhorabuena a los premiados, Armando, Raquel y Ángel, a todos los participantes, también al jurado por su dedicación y acierto.

Espero estar a la altura.

Ese año 1987, cuando Carmina Lorido propuso a Amelia Porras la idea del certamen de cartas de amor, yo tenía la edad que hoy tiene mi hijo Mario que ahora está aprendiendo a escribir.

Y entonces aún se escribían cartas, pertenezco tal vez a la última generación que escribía cartas de amor. Coleccioné sobres y hojas perfumadas, que viajaron a las casas de las amigas, las maestras queridas, y alguno de esos primeros amores, con los que tan solo se compartía eso  “palabras de amor” que diría Joan Manuel Serrat.

Produce nostalgia recordar esos tiempos, en los que escribíamos y recibíamos cartas. Cartas que  suplían la cercanía, la ausencia… y resulta paradójico hacerlo hoy que pudiendo disfrutar de las personas queridas,  teniéndolas cerca nos perdemos demasiado en las rutinas… y la ausencia, la distancia puede suplirse con una vídeo conferencia.

La inmediatez de la comunicación hoy, hace que perdamos muchos momentos que formaban parte de la liturgia en la correspondencia postal, por ejemplo la emoción en la espera o al abrir el buzón.

Reivindica este certamen la carta de amor.

“Mis mejores poemas son cartas que lloré.

Un poema se escribe, una carta se llora.”

(De nuevo , Gloria Fuertes)

Pero lo cierto es que ya no se escriben cartas, ni tan siquiera escribe a mano…

Hoy el postureo en Facebook o un emoticono robó el espacio a la carta… y a veces pienso que las pantallas también nos roba el amor. 

¿Cuántos besos, cuantas caricias, cuantas miradas nos hemos perdido tecleando nuestros dispositivos electrónico?

El amor es íntimo, por eso entiendo que pregonarlo  muchas veces no es sinónimo de sentirlo.

En la intimidad de  nuestro magnífico auditorio me confieso poco romántica, poco detallista. Pero sí muy amorosa.  Amo a la vida. Amo hasta el infinito a mi familia, a mis amigos, a mis compañeros…

Creo que  vivir solo merece la pena si eres capaz de hacerlo  en un entorno de amor.

Para ser feliz necesito querer y sentirme querida.

Hombres y mujeres de las letras y el arte han escrito sobre el  amor. Quizás a día de hoy, después de XXI siglos, no hayamos agotado su significado, ni entendido del todo su alcance. Poetas y trovadores  cantan que el amor mueve el mundo. Qué sentido tendría la literatura sin algunos de estos versos:

 “Serás amor…

¿Serás, amor

Un largo adiós que no se acaba?

Pedro Salinas.

O este otro del más romántico de Bequer:

Podrá nublarse el sol eternamente;

Podrá secarse en un instante el mar;

Podrá romperse el eje de la Tierra

Como un débil cristal.

¡Todo sucederá¡ Podrá la muerte

Cubrirme con su fúnebre crespón;

Pero jamás en mí podrá apagarse

La llama de tu amor”.

O estos otros versos de Alfonsina Storni:

“Soy un alma desnuda en estos versos,

Alma desnuda, que angustiada y sola,

Va dejando sus pétalos dispersos.

Alma que puede ser una amapola,

Que puede ser un lirio, una violeta,

Un peñasco, una selva y una ola.”

El amor y el desamor construidos como pasiones humanas. Cientos de títulos de  hermosos libros: Romeo y Julieta, Cumbres borrascosas, Ana Karerina…, cuantas canciones han descrito con una poesía brillante el terrible palo del desamor, recuerdo especialmente a Silvio Rodríguez cantando:

 “Ojalá por lo menos que me lleve la muerte,

Para no verte tanto, para no verte siempre

En todos los segundos, en todas las visiones:

Ojalá que no pueda tocarte ni en canciones”

A estas alturas de mi vida creo que he conocido al más grande, infinito  e incondicional de todos los amores, el amor a mis hijos. La noche que nació mi primer hijo, era una noche de San Juan, me enamoré eternamente, creía que no se podía querer más hasta que hace un año nació mi segunda hija y supe que ese amor se multiplica. Un amor sin igual, que nació de otro amor, el amor en pareja.

Un amor que te hace querer más todavía a tus padres al comprender como ellos te quieren a ti, que fuiste también amor de su amor.

Mariposa triste, leona cruel,

Di luces y sombra todo en una vez.

Cuando fui leona nunca recordé

Cómo pude un día mariposa ser

En esto día de San Valentín, al  hablar del amor presuponemos   el amor en pareja (hombre-mujer, mujer-mujer, hombre-hombre) que importa la condición. Ese amor que cuando lo sientes te  chispean los ojos y sientes mariposas en el estómago.

Qué hermoso ese amor verdadero, nada virtual, ese amor cercano, de respeto y dignidad, ese amor que te hace ser mejor persona, porque eres feliz, sin más.

Pero amigas, nos han contado tantos cuentos de amor, de príncipes y princesas, de manzanas envenenadas, de besos que despiertan… que  ese amor, amigas, que ese amor,  nos ha hecho mucho daño.

Porque hemos creído en un amor atador, no liberador, donde teníamos que encontrar al príncipe encantado.

Cuantos clichés hemos tenido que romper para entender que el amor es sinónimo de igualdad, de respecto, de integridad. Cuántas vidas y cuanto esfuerzo nos está costando hacernos visible, entonar culpas. Cuanta transformación de la sociedad para quitarnos esa casposa sensación de sumisión. Hoy no está prohibido sentir.

En el fondo, amigas, tenemos todas, más o menos, la misma historia que contar, una historia de invisibilidad, de desigualdad, de lucha, de superación, de ser mujeres valerosas. Quisiera hoy utilizar unas palabras de Eduardo Galeano: “No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los parpados, Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta”. Qué es esto de la solidaridad entre los géneros sino un hermoso y maravilloso acto de amor.

Amor, entendido como un encuentro de fraternidad de todos y todas juntos para avanzar… y  no estamos solas, estamos acompañadas de hombres sabios, virtuosos que han entendido que esto de la igualdad es  un acto de valentía, y de solidaridad.  Que  es necesario  construir un mundo mejor y que solo podremos hacerlo tod@s junt@s.

Decía Carmen Martin Gaite:

“Y no quiero volver,

Ya no me gritéis más que no hay salida

Creyendo que no oigo,

Que no entiendo”.

Como os decía después de pensar estos días sobre el amor, más allá de los clichés tradicionales, concluyo que para vivir intensamente ha de amarse la vida.

Amar la vida es que nada te resulte indiferente. Es vivir apasionadamente, es vivir con compromiso.

En mi caso además, no entiendo la vida si no es con  compromiso político. “Porque quise tocar las estrellas, me impliqué en la lucha”, en la lucha por una sociedad más justa, más humana, más igual. No recuerdo el día que me revelé ante las injusticias, igual era tan pequeña que no tenía conciencia, solo sé que siempre he creído que  el mayor acto de generosidad, de amor que podía hacerme a mí misma y a los demás era la luchar e implicarme en lo que creo. Y es que el amor social es una bomba cargada de energía. Decía Blas de Otero: “Si he perdido la voz en la maleza, me queda la palabra”. En estos tiempos sin lirismo, reivindico el amor a lo público. El amor al espacio que es de tod@s.

En estos día donde algunos siguen recurriendo a las creencias o las religiones para mantener las guerras, donde al mediterráneo dejamos de cantarle y sin inmutarnos lo convertimos en cementerio, donde las banderas se alzan animando los odios, donde la redes sociales son escudos para albergar insultos… en estos días grises que nos hacen menos humanos, yo reivindico el amor.

Solo se pueden construir sociedades sanas sobre el amor.

Reivindico hoy el “Haz el amor y no la guerra”, el eslogan principal de la generación hippie, que sucedió a la de la guerra mundial y la postguerra. Era toda una declaración de intenciones, tras la barbarie, quizás la mayor de la historia de la humanidad, que resumía el credo principal de los jóvenes que la representaban.

Igual que cada una de nosotras vivimos y sentimos a nuestra manera nuestro amor en pareja, del mismo modo podemos querer a nuestra manera lo colectivo.

Mi amor  a España, a nuestra tierra, a Castilla-La Mancha, o a PUERTOLLANO es tan íntimo y propio que no se puede juzgar. Como yo no puedo juzgar la manera en que vosotros queráis a nuestro país o a nuestra ciudad.

Eso sí, como sociedad solo podemos avanzar si unimos nuestros afectos y dejamos a un lado nuestras diferencias…

Os confieso que yo elegí vivir en esta ciudad por amor, esta ciudad no me eligió a mí. Yo la elegí a ella. A este faro de la Mancha que cantaba nuestro recordado Primi Ortega.

Entiendo el amor a la ciudad sin localismos extraños, sino de la manera más sencilla: la de construirla, habitarla y compartirla día a día. Vivimos tiempos complejos y hoy Puertollano, nuestra ciudad,  como otras nos grita y nos suplica queredme ahora que es cuando más os necesito.

Y es que el amor tiene una capacidad transformadora.

Abramos las ventanas de la convivencia. Hoy os pido amor a la utopía, y amor al desamor.

Tendríamos que pedirle a cupido que se esmere  un poco en lo colectivo.

Nos falta poesía amorosa en nuestras relaciones, en nuestra convivencia.  Todo  sería más fácil si fuéramos capaces del gozo del amor, de esa ternura,  de esa mano amiga, “se nos ha ido de los dedos la caricia sin causa”. Hemos pasado demasiado deprisa por la creencia de que lo material puede llenar nuestra mochila de la felicidad y hemos olvidado el verdadero significado del amor, hemos olvidado a las diosas de las pequeñas cosas.

Quisiera finalizar con la letra de una canciónn de Pablo Milanés que dice:

“Esto no puede ser no más que una canción, quisiera que fuera una declaración de amor, romántica sin reparar en formas tales, que ponga freno a lo que siento ahora a raudales, te amo, te amo, eternamente te amo, si me faltaras no voy a morirme, si he de morir quiero que sea contigo, mi soledad se siente acompañada, por eso a veces sé que necesito, tu mano, tu mano, eternamente tu mano”.

Démonos las manos y dejemos que nuestros corazones vuelen en esta fiesta que hoy he venido a pregonar, la fiesta del amor. Vivámosla intensamente como si no hubiera un mañana.

Muchas gracias.

 ¡Y que viva el amor! ¡El amor libre, igualitario, respetuoso! ¡El amor por lo colectivo, el amor social, el amor comprometido!

 ¡Hagamos el  amor y no la guerra!

Isabel Rodríguez García

Pregonera 2019

Aquí mi nuevo reto

Quiero a Puertollano, confío en nuestro futuro.

Son estos dos sentimientos, el de querer a nuestra ciudad y confiar en nuestras posibilidades para conquistar el futuro, los que me guían a tomar la decisión de presentar mi candidatura a las próximas elecciones municipales.

Puertollano merece que todas las personas que creemos en sus potencialidades dejemos de lamentarnos y nos pongamos a trabajar para consolidarlas. Transformar propuestas que hoy están sobre la mesa en proyectos sólidos. Yo asumo este reto. Me encuentro con las ganas, la ilusión y la experiencia suficiente como para hacerlo.

Soy consciente de las dificultades, pero también de que son más las oportunidades que tenemos frente a nosotros. En estos meses tendremos tiempo de hablar de ello. Lo que tengo claro es que el miedo o el pesimismo no pueden paralizarnos.

Estoy segura de que somos muchos más los que estamos dispuestos a hacerlo. Y ese es también mi compromiso. Construir una gran alianza en la que antepongamos el interés general a cualquier otro. Vamos a empeñarnos en ello y lo conseguiremos. Somos una ciudad de hombres y mujeres luchadoras.  El mañana será lo que hoy decidamos que sea.

Creo en la Política como el instrumento más poderoso de transformación social, la buena Política. En los tiempos actuales hay muchos otros poderes interesados  en acabar con ella. Debemos combatir  a los populismos,  a los que  alimentan el odio. Hay que hacerlo de forma global, empezando por lo local.  De manera colectiva, sumando los compromisos individuales.

Yo ya lo estoy haciendo, quiero estar a pie de obra.  Trabajar por las oportunidades económicas y empresariales que generen empleos dignos. Pelear por seguir siendo una ciudad industrial, una industria, la del siglo XXI, que no será la que hemos conocido pero que estamos en condiciones de acoger. Mejorar nuestra convivencia, nuestra vida en común. Deseo hacer ciudad con vosotros, cuidar  cada detalle como lo hacemos en nuestras casas. Quiero ser vuestra Alcaldesa.

Hoy me comprometo con vosotros y conmigo misma a abrir un nuevo tiempo en Puertollano.

Recuperar la memoria

 

Me siento orgullosa de la Ley de Memoria Histórica aprobada en el año 2007, con el impulso de un gobierno socialista.

Una ley que engrandece nuestra democracia.

 Una ley que amplía y reconoce derechos de quienes padecieron persecución o violencia, por razones políticas o ideológicas durante la guerra civil y la Dictadura.

Una ley que ha posibilitado que muchos familiares, de la mano de las asociaciones, hayan podido dar sepultura, llorar y llevar flores a sus muertos que estaban tirados en las cunetas.

En los últimos años, lo único que hizo el gobierno del PP fue “enterrar” la Ley.

No podíamos esperar de ellos que ampliaran derechos, sino simplemente que la cumplieran.

La Vicepresidenta, Soraya Sáez de Santamaría no hizo ninguna referencia a la Memoria Histórica en la comparecencia de hace unos días en Comisión de Constitucional. A pesar que nuestro portavoz le preguntó expresamente por ello.

Esta misma semana, yo misma he insistido en la pregunta en sesión de control, y ella se desentiende, renunciando responder a esta pregunta. Lo que no puede esconder es que fue ella y su gobierno, los responsables de incumplir la Ley de Memoria Histórica, dejando su partida presupuestaria a cero.

Ampararon su decisión por cuestiones económicas. No. No fue la economía, fue la ideología.

Ya lo advirtió Rajoy en una entrevista en 2008, decía:

“Eliminaría todos aquellos artículos que hablan de dar dinero público para recuperar el pasado. Yo no daría ni un solo euro del erario público a esos efectos”

A su llegada a la Moncloa cumplió su promesa, con la excusa de la crisis como aval.

No se trata de darle vueltas al pasado como sostiene el Presidente del Gobierno.

Ejemplo de dar vueltas al pasado, la vergonzosa actitud del diputado autonómico y secretario provincial del PP en Badajoz o la alcaldesa del Alberche del Caudillo en Toledo. Que asistieron para ser premiados por la Fundación Franco, por su oposición a las administraciones públicas que están cumpliendo la ley y enaltecimiento de la figura del dictador.

Nosotros queremos que se recupere los fondos económicos de la ley.

Como mínimo 6 millones 300 mil euros. Prácticamente idéntico a la partida para Personal eventual de la Presidencia.

Solicitamos que se dote la partida presupuestaria y se recupere la Oficina de Victimas.  En definitiva, le exigimos que cumplan con su obligación y que garanticen el cumplimiento de la Ley.

No para reabrir heridas sino para recuperar la memoria de las familias, y para dignificar nuestra memoria. La memoria de todos.

 Os dejo vídeo con la intervención en la sesión de control.

 

 

El partido que más se parece a España.

Tags

, , ,

Fuente: Congreso de los Diputados

Foto: Congreso de los Diputados

Estamos orgullos de que se diga por propios y ajenos del PSOE que es el partido que más se parece a España. Somos el único que se presenta con la E, de España, en nuestras siglas. Pero sobre todo somos el partido que más y mejor ha gestionado la cohesión social y territorial de nuestro país, y lo seguiremos haciendo.

Hoy, en tiempos de crisis económica, social y política en España, el Partido Socialista se ha tenido que enfrentar a una disyuntiva muy complicada.

Mientras el país estaba bloqueado institucionalmente, con claras contradicciones sociales. El partido socialista vivía su propio bloqueo, su propia contradicción. Como muchas de las personas que se dirigían a nosotros y nos pedían que votaremos NO a Rajoy y que al mismo tiempo, nos decían que no volverían a las urnas en caso de unas nuevas elecciones. Así nos hemos encontrado también nosotros, en ese dilema, en ese mar de dudas, en esa tensión de pensar si hacíamos o no lo correcto,…

En las últimas semanas hemos vivido situaciones y decisiones difíciles y dolorosas. En las que incluso se han perdido las formas, algo por lo que tenemos que pedir disculpas a la ciudadanía.

He compartido horas de debate con mis compañeros y compañeras con responsabilidad orgánica e institucional, con la militancia en las asambleas locales y muchas conversaciones con amigos y familiares que quieren a nuestro partido.

Y finalmente tomamos una decisión: decidimos de ser útiles al país desbloqueando la situación política e institucional.

Varias semanas antes de se produjeran estos acontecimientos expresé que en caso de que repitieran por tercera vez elecciones, yo no habría sido candidata por mi circunscripción. Me pesaba la responsabilidad de no haber cumplido nuestro primer deber de elegir presidente del gobierno, de no saber cómo explicarles a mis conciudadanos y votantes porqué tendrían que volver de nuevo a las urnas, si ya se habían expresado en dos ocasiones en menos de un año, y sin poder asegurarles si después de las terceras no habría unas cuartas. Y si valoré que esa era una decisión personal acertada, ¿porque no serlo a nivel del partido? Entiendo que hemos adoptado una buena decisión como organización, y que de nuevo coincide con lo que es una buena decisión para el país.

Durante los últimos meses dijimos No a Rajoy, y a sus políticas. Somos la alternativa, nuestro proyecto es antagónico. Queríamos el cambio.

Trabajamos intensamente para ofrecer a nuestro país un gobierno alternativo que era posible tras las elecciones del 20 de diciembre. Entonces el Sr. Iglesias y Podemos, se empeñaron en impedirlo. Antepusieron sus intereses partidistas y personales, a la posibilidad real de mejorar la vida de millones y millones de personas.

Hubiera bastado entonces con una abstención, pero prefirieron votar No a un presidente socialista.  Esto fue así, y por mucho que les moleste que lo recordemos, no podrán borrarlo del legado que su partido dejará a la historia.

Así fue como llegamos a unas nuevas elecciones el 26 de junio. Unas elecciones en las que no se consuma el objetivo de Iglesias de sobrepasar al PSOE, pero donde Rajoy, su socio para impedir la investidura de Pedro Sánchez, consiguió un mayor apoyo social incrementando sus escaños en el Congreso.

De nuevo le dijimos No a Rajoy. Le dijimos trabaje usted para conseguir sus apoyos porque a nosotros nos tendrá liderando la oposición.

El Sr. Rajoy no sólo no trabajó los apoyos naturales para su investidura sino que, claramente, se propuso allanar el camino y dirigirnos a unas terceras elecciones.

Dijimos No, y le diríamos No eternamente al PP y a Rajoy.  Pero ante la disyuntiva de ir a unas terceras elecciones, con la posibilidad cierta de que las mismas no desbloquearan las situación manteniendo un aritmética similar en el parlamento y el consiguiente deterioro para las instituciones y para nuestra Democracia, el PSOE optó por lo que creemos es lo mejor para nuestro país.

La disyuntiva   era si evitábamos o manteníamos el bloqueo.  Y optamos por lo primero.

Una decisión discutida, difícil, dolorosa,… pero responsable.

Las decisiones políticas han de tomarse valorando sus consecuencias. No sólo desde el corazón o las tripas. Hemos de llevarnos por la razón y ser capaces de asumir las consecuencias de nuestras acciones.

Asumo la responsabilidad tanto individual como la de mi partido por esta decisión. Tengo confianza en que cuando pasen estos días, se comprenda que el PSOE hizo lo que debía hacer.

Se podrá valorar en el futuro que de nuevo fue nuestro partido quien pensó en España. De nuevo, fue el PSOE quien decidió atender la necesidad y la urgencia de nuestro país.  Y espero, que pronto, de nuevo, se nos reconozca como el partido que más se parece y en el que más se reconoce una inmensa mayoría de españoles y españolas. Los patriotas de las banderas y los himnos, sólo se defienden así mismo, sólo piensan en sus intereses.  Y los nuevos, se han declarado incompetentes para articular el cambio que se precisaba.

Me he referido mucho a la responsabilidad en estas líneas, y voy a insistir en responsabilidad colectiva. Tendremos que valorar cuál ha sido nuestra responsabilidad colectiva, como sociedad, y plantearnos qué no hicimos bien. Por qué al mismo tiempo que se manifestaba un rechazo social mayoritario al PP, a Rajoy, a sus políticas y a su corrupción, recibieron un apoyo indiscutible en las urnas. Esto no puede ser sólo responsabilidad del PSOE.

 Termino como terminaba un post que escribí el 21 de julio hablando de responsabilidad: “La responsabilidad del PSOE será la de liderar la oposición, la de poner voz a quienes votaron por opciones de izquierdas.  Haremos un buen trabajo parlamentario que permita condicionar la labor del gobierno y sacar adelante reformas legislativas para mejorar vida de una mayoría, recuperar derechos y reconstruir la justicia social en nuestro país”.

 

 

 

 

.

Comienza la XII Legislatura

Tags

, , , ,

IMG_2278

En estos días estuve completando los trámites para asumir la condición de Diputada , nos organizamos internamente en el Grupo Socialista y se celebró la sesión constitutiva de XII Legislatura de nuestra democracia.

Aunque las circunstancias han sido excepcionales, no puedo dejar de emocionarme al asumir esta responsabilidad.

Recordar a todas las personas, compañeros y compañeras que estuvieron antes que yo, a los que han hecho posible con su trabajo y apoyo que yo ocupe hoy ese escaño . Sobre todo, no me voy a olvidar ni un momento de las personas que cuando depositaron su voto al Partido Socialista, ponían también en esa urna sus esperanzas, sus deseos o sus  sueños, esta es la responsabilidad que asumo.  La responsabilidad de que cada vez que tenga que tomar una decisión o conformar la posición del grupo parlamentario tengamos en cuenta porqué y para qué nos eligieron .

Ahora solo tengo palabras de agradecimiento y compromiso de trabajo por la oportunidad de estar de nuevo en el Congreso de lo Diputados para representaros .

No escondo que me hubiera gustado que la anterior legislatura hubiera avanzado  con la conformación de un gobierno impulsado y presidido por el PSOE. No fue posible, y no me detengo en las razones que ya he explicado en otras ocasiones, porque ya es irreversible.

Lo cierto es que las elecciones del 26 de junio  han reforzado al Partido Popular,  como demócrata asumo el resultado y entiendo que Rajoy tenga la iniciativa asumir el proceso de investidura.

En estos días hemos tenido que soportar por todos los frenes, desde las filas populares a los poderes económico y medios de  comunicación la presión al Partido Socialista para que  facilitara el gobierno de Rajoy.

No es no. Es una forma de simplificar una posición clara , y que es fácil de entender si se nos deja explicarnos.

Sabiendo de la dificultad de la aritmética parlamentaria, lo cierto es que mi partido representa claramente la alternativa al PP.  Todas las personas que nos votaron lo hicieron sabiendo que nosotros nunca apoyaríamos un gobierno de Rajoy, porque nuestro proyecto político es antagónico al suyo. Y además, de nada serviría que votemos (por “responsabilidad”) para permitir una investida que no garantizaría la gobernabilidad.

Todos los que nos exigían ese ejercicio de responsabilidad lo hacían argumentando que de otro modo no había aritmética posible . Y esta semana se ha evidenciado que existen otros números . En la votación para la elección de los miembros de la mesa del Congreso, los populares consiguieron el voto secreto de hasta 179 diputados (PP, CS, CDC, Y PNV) . Con este resultado tendrían garantizada la investida en primera votación.

Lo único que tiene que hacer Mariano Rajoy es salir de su zona de confort . Asumir que ya no tiene mayoría absoluta , trabajar esos apoyos , y con claridad exponer los acuerdos a los españoles.

El país no está para perder más tiempo, es necesario un gobierno con todas sus funciones y un parlamento  activo que influya en las decisiones de este gobierno .

Desde el grupo socialista , no hemos querido perder ni un minuto . A las pocas horas de estar constituidas las cámaras ya habíamos registrado una batería de iniciativas para revertir los retrocesos llevados a cabo por el anterior gobierno. Iniciativas como la derogación de la  reforma laboral o la LOMCE, recuperar la universalidad de la sanidad, subida del salario mínimo o puesta en marcha del ingreso mínimo vital, que sabemos, porque ya lo vimos en la frustrada y corta legislatura tras el 20 de diciembre, contarán con una mayoría para sacarlas adelante.

Iniciativas Parlamentarias (Pincha aquí)

La responsabilidad del PSOE será la de  liderar la oposición , la de poner voz a quienes votaron por opciones de izquierdas.  Haremos un buen trabajo parlamentario que permita condicionar la labor del gobierno y sacar adelante reformas legislativas para mejorar vida de una mayoría , recuperar derechos y reconstruir la justicia social en nuestro país.

Os seguiré  dando cuenta y escuchando vuestras propuesta  a través de los distintos canales que tenemos abiertos. A vuestra disposición en todo momento.

El Podemos legislador

Tags

, ,

Os dejo mi artículo en el Blog de Público y el vídeo de mi intervención en el pleno del pasado día 12.

 

El poder legislativo es uno de los tres poderes del Estado. Legislar es una de las principales tareas encomendadas al Parlamento, junto con la aprobación de los Presupuestos Generales y la acción de control al Gobierno.

Nada más arrancar la legislatura, Podemos se puso en modo legislativo, y registró en el Congreso de los Diputados su iniciativa estrella, la llamada Ley 25.

Ayer se debatía su toma en consideración. Esta proposición de ley de emergencia social de Podemos pasó a tramitarse porque el grupo socialista la apoyó. Pero decaerá en 15 días —ni siquiera podrá agotarse el plazo de enmiendas—, y no será ley si Podemos no apoya un Gobierno que la lleve a cabo y evitamos la disolución de las Cortes y nueva convocatoria electoral. Nosotros, desde el Partido Socialista, votamos con Podemos para corregir las políticas de Rajoy, mientras Podemos vota para mantener a Rajoy en la Moncloa.

Coincido en el análisis de situación del que parte esta iniciativa, precisamente por eso desde el PSOE proponemos un cambio de gobierno, un gobierno de progreso que acabe con la desigualdad y el sufrimiento que están viviendo millones de personas en nuestro país como consecuencia de las políticas del PP.

Advierto que eché de menos en la intervención del portavoz de Podemos la mínima crítica al Gobierno de Rajoy, que tanta desigualdad y pobreza ha generado en estos 4 años. A veces pienso que no tienen claro quiénes son los adversarios o qué políticas hay que combatir.

Entrando en el contenido de la ley, fue unánime la coincidencia de todos los grupos parlamentarios en advertir la falta de rigor y las carencias  de la iniciativa.

Criticar es más fácil que legislar. Una ley es algo muy serio; afecta a millones de personas. El Sr. Iglesias y los 57 diputados que firmaron esta ley deberían haber pensado antes que ya no son sólo tertulianos de televisión. Ahora están en el Congreso de los Diputados representando a los ciudadanos. Esto no va de titulares. Esto va de legislar. Y esta iniciativa deja mucho que desear.

Se trata de una ley que habla de emergencia social y de desarrollar el artículo 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos pero que finamente solo aborda 3 cuestiones —asistencia sanitaria, vivienda y suministros energéticos— y lo hace además de manera incorrecta, sesgada e ineficaz. No regula planes de choque para el empleo, la protección social al desempleo o el ingreso mínimo vital. Nada tampoco en relación a la atención a la pobreza infantil o a la desprotección de las personas dependientes. No se puede considerar una propuesta seria si no contempla la dotación presupuestaria necesaria. Decir que la gestión de la situación de emergencia social, la prestación de servicios públicos, la atención sanitaria o farmacéutica no cuesta dinero es engañar a la ciudadanía.

Sobre la protección del derecho a la salud, la propuesta de Podemos no recupera la asistencia sanitaria universal, lo deja en la indefinición. O en materia de vivienda, lejos de esta propuesta quedan las exigencias de dación en pago retroactiva y paralización de los desahucios por causas sobrevenidas. Para proteger la garantía de los suministros energéticos básicos, de nuevo nos preocupa quién paga. Parece mejor, más justo y más equitativo financiarlo a través de los PGE, que el que se hagan cargos las empresas suministradoras que después lo cargarán en las facturas del resto de consumidores.

Apoyamos esta ley a pesar de todas sus deficiencias porque tenemos la preocupación y la prioridad de atender la emergencia social en nuestro país. Pero no entendemos qué le lleva al señor Iglesias a no sumarse a un gobierno de cambio para, no solo aprobar esta ley, sino también para crear el Ingreso Mínimo Vital, aumentar la protección a los desempleados, subir el Salario Mínimo o atender de verdad la emergencia social.

Están a tiempo para no ser recordados como el Podemos “bloqueador”.

Rebelión gubernamental

Os dejo mi entrada en el blog de Público

Viñeta La Vanguardia 17/03/2016 (autor Toni Batllori)

Viñeta La Vanguardia 17/03/2016 (autor Toni Batllori)

Muchas son las cosas inéditas que estamos viviendo en los comienzos de esta XI Legislatura. Lo inédito no en sí mismo negativo ni positivo, simplemente es desconocido o nuevo. En estas especiales circunstancias políticas, tenemos la responsabilidad de actuar con el mejor ánimo, respetando nuestras normas y engrandeciendo los forjados y pilares de nuestra Democracia.

Paradójicamente, quien está actuando de manera más imprudente e insensata, es el actual gobierno en funciones, es el Sr. Rajoy y el PP.

Lo que ha ocurrido en el día de hoy, con la incomparecencia del Gobierno al llamamiento del Congreso, no sólo es inédito sino que es dañino para nuestra Democracia. Uno de los tres poderes de nuestro Estado, el Ejecutivo (en funciones) se encuentra a la fuga. Existe una rebelión gubernamental.

Ha sido el Ministro Morenés el primer protagonista de este acto y parece que no sé el último, Rajoy quiere también participar de ello.

Mariano Rajoy ya demostró dando “calabazas” al Rey en el proceso de investidura que no tiene pudor en bloquear las instituciones y los propios procesos constitucionales. Por mucho que se empeñan luego en escenificar defensa de principios constitucionales como la unidad de España, sus hechos les contradicen.

El informe y la comunicación que emite el gobierno y que entra en contradicción con el elaborado por los letrados de la Cámara cuestiona nuestro sistema parlamentario.

El Congreso, los Diputados y Diputadas, representamos al pueblo español. Y es en el pueblo español donde reside la soberanía nacional de la que emanan el resto de los poderes del Estado. Qué parte de estos principios constitucionales no han entendido o no aceptan, es lo que cabe preguntarse en esta situación.

Las Cortes Generales controlan la acción del Gobierno esto es lo que dice nuestra Carta Magna, no distingue entre si se está en funciones o no.

No cabe el argumento fuerza de que no gozan de la confianza de este parlamento, precisamente por eso, y en el ámbito de las funciones encomendadas es más necesario, si cabe, este control. El sometimiento al control parlamentario no es sólo para dar cuenta de la gestión a la Cámara que le otorga la confianza, lo es para responder ante quienes representan al pueblo español. Esto es lo que fundamente nuestro sistema democrático.

Como ejemplo de lo anterior, el Gobierno también se somete al control del Senado, aunque esa Cámara ni le otorga la confianza ni puede someterle a una moción de censura.

Al margen de los razonamientos jurídicos, y de la opinión de los constitucionalistas, cuesta comprender que persiguen con esta rebelión, generando este conflicto institucional. Realmente creen que es bueno para España, que el poder Ejecutivo y el Legislativo entren en un conflicto de esta magnitud.
Le parece razonable a Rajoy, al que tanto le gusta hacer llamamientos al sentido común, que el Gobierno de “plantón” al Congreso. Han llegado a decir que “nos vemos en los tribunales”. A nosotros no nos gustaría que esto sucediera.

Es grave lo que está sucediendo, y los socialistas decimos que no es una anécdota, que un inédito momento como éste cualquier decisión sienta un precedente. No estamos dispuestos a renunciar al papel que le corresponde al Parlamento como representante de la ciudadanía de nuestro país, y no estamos dispuestos a aceptar poderes absolutos, ni tan siquiera en funciones.

Esta circunstancia nos urge a actuaciones no sólo ante el Tribunal Constitucional si se diera el caso. También debemos empeñarnos en lograr los acuerdos necesarios para poner fin a este gobierno, y ofrecer a nuestro país un gobierno que represente la voluntad expresada por la ciudadanía el ya lejano 20 de Diciembre. Un gobierno de cambio, capaz de emprender reformas necesarios para el crecimiento económico y reconstruir la cohesión social, así como recuperar la confianza en la Política y en las instituciones españolas.

 

¿Podemos parar el reloj?

Os dejo mi post en mi Blog de Público

Siempre he creído importante actuar con coherencia. Es importante decir lo que se piensa y hacer lo que se dice. Sobre esto, y el momento político que vivimos en nuestro país me gustaría reflexionar hoy.

Desde las elecciones del 20 de diciembre se han escrito muchas páginas de periódicos, horas de radio y programa de televisión. Días de sumar escaños, trabajos de negociación, llamadas entre los grupos parlamentarios, cruces de papeles y proyectos, e incluso, un acuerdo.

Y mucha, mucha, muchísima atención ciudadana a las decisiones y pasos que dábamos sus señorías.

Soy una de ellas, tengo el honor de estar viviéndolo en primera persona. Un honor, sin duda. Pero también una responsabilidad muy importante, quizás más importante que en otros momentos.

La situación es inédita. El encargo que tenemos es gestionar una aritmética  imposible. Pero nadie nos dijo que esto iba a ser fácil. Cuando se adquiere el compromiso de ser representante de la ciudadanía que te vota, no se puede circunscribir a lo sencillo.  Tenemos encomendado gestionar sus deseos expresados en las urnas.

Y en un sistema parlamentario como el nuestro, toca al Congreso de los Diputado elegir Presidente del Gobierno, para lo que se precisa de una mayoría de votos de la cámara.

Y como ustedes, bien saben, en esto estamos.

Ha sido Pedro Sánchez, y el Partido Socialista, quien ha tenido la valentía y responsabilidad de asumir este proceso de investidura, tras la negativa al Rey del Sr. Rajoy.

Sí, valentía y responsabilidad. Y vuelvo a la coherencia.

Coherencia, porque dijimos que nosotros éramos la alternativa al Partido Popular.

Coherencia, porque dijimos  nuestro objetivo era revertir las políticas de la derecha en los último cuatro años.

Coherencia,  porque dijimos que trabajaríamos para el cambio político en España.

Por eso, por coherencia, y a pesar de las dificultades, hemos propuesto un gobierno de cambio. Un cambio progresista y reformista.

Y coherencia es lo que eché en falta en el debate de investidura de estos días.

Faltó coherencia al  presidente de gobierno en funciones,  que no ha asumido que su tiempo ha pasado, y que desde el escaño asistía a un debate que por respeto a sus votantes él tendría que estar protagonizando.

Y faltó coherencia al Sr. Iglesias y a Podemos, que decían que venían a cambiar  la política y protagonizó uno de las intervenciones más broncas, subidas de tono, insultante y fuera de lugar que se recuerdan en los últimos tiempos.

Faltó coherencia en quien decía que venía a cambiarlo todo y con su voto decidió que todo siga igual.

Esto podría quedar así, como un retrato de incoherencia de ambos personajes, sino fuera que de lo que se trataba es muy importante. No para el PSOE, no para Pedro Sánchez. Lo que ayer se debatía es importante para el país.

Ayer millones de personas nos miraban. Millones de personas cuyas esperanzas, anhelos o ilusiones dependen de las decisiones que nosotros adoptáramos.

Más de 700.000 familias sin ningún ingreso  pendientes de nuestra propuesta para un ingreso mínimo vital. Trabajadores en precario a los que proponemos recuperar poder adquisitivo y derechos laborales. Estudiantes condicionados por una beca.  Jubilados que necesitan liberarse de los copagos. Tantos y tantos, que precisan de un cambio de gobierno. Tantas y tantas personas con las que nos comprometimos a cambiar la situación durante la campaña electoral.

Hoy podríamos  estar celebrando  el fin al gobierno del PP  y de Mariano Rajoy. Pero no es así. Pareciera que ahora que podemos, no queremos.

O sí. Estamos a unas horas de una nueva votación.  Recuerdan: “Tic, tac, tic, tac… comienza la cuenta atrás para el Gobierno de Rajoy”. No es mío, esto del tic tac, es del Sr. Iglesias. Coherencia.

No podemos parar el reloj. Pero sí podemos  cambiar  el gobierno de nuestro país, para cambiar la vida de  la gente.