Comienza la XII Legislatura

Tags

, , , ,

IMG_2278

En estos días estuve completando los trámites para asumir la condición de Diputada , nos organizamos internamente en el Grupo Socialista y se celebró la sesión constitutiva de XII Legislatura de nuestra democracia.

Aunque las circunstancias han sido excepcionales, no puedo dejar de emocionarme al asumir esta responsabilidad.

Recordar a todas las personas, compañeros y compañeras que estuvieron antes que yo, a los que han hecho posible con su trabajo y apoyo que yo ocupe hoy ese escaño . Sobre todo, no me voy a olvidar ni un momento de las personas que cuando depositaron su voto al Partido Socialista, ponían también en esa urna sus esperanzas, sus deseos o sus  sueños, esta es la responsabilidad que asumo.  La responsabilidad de que cada vez que tenga que tomar una decisión o conformar la posición del grupo parlamentario tengamos en cuenta porqué y para qué nos eligieron .

Ahora solo tengo palabras de agradecimiento y compromiso de trabajo por la oportunidad de estar de nuevo en el Congreso de lo Diputados para representaros .

No escondo que me hubiera gustado que la anterior legislatura hubiera avanzado  con la conformación de un gobierno impulsado y presidido por el PSOE. No fue posible, y no me detengo en las razones que ya he explicado en otras ocasiones, porque ya es irreversible.

Lo cierto es que las elecciones del 26 de junio  han reforzado al Partido Popular,  como demócrata asumo el resultado y entiendo que Rajoy tenga la iniciativa asumir el proceso de investidura.

En estos días hemos tenido que soportar por todos los frenes, desde las filas populares a los poderes económico y medios de  comunicación la presión al Partido Socialista para que  facilitara el gobierno de Rajoy.

No es no. Es una forma de simplificar una posición clara , y que es fácil de entender si se nos deja explicarnos.

Sabiendo de la dificultad de la aritmética parlamentaria, lo cierto es que mi partido representa claramente la alternativa al PP.  Todas las personas que nos votaron lo hicieron sabiendo que nosotros nunca apoyaríamos un gobierno de Rajoy, porque nuestro proyecto político es antagónico al suyo. Y además, de nada serviría que votemos (por “responsabilidad”) para permitir una investida que no garantizaría la gobernabilidad.

Todos los que nos exigían ese ejercicio de responsabilidad lo hacían argumentando que de otro modo no había aritmética posible . Y esta semana se ha evidenciado que existen otros números . En la votación para la elección de los miembros de la mesa del Congreso, los populares consiguieron el voto secreto de hasta 179 diputados (PP, CS, CDC, Y PNV) . Con este resultado tendrían garantizada la investida en primera votación.

Lo único que tiene que hacer Mariano Rajoy es salir de su zona de confort . Asumir que ya no tiene mayoría absoluta , trabajar esos apoyos , y con claridad exponer los acuerdos a los españoles.

El país no está para perder más tiempo, es necesario un gobierno con todas sus funciones y un parlamento  activo que influya en las decisiones de este gobierno .

Desde el grupo socialista , no hemos querido perder ni un minuto . A las pocas horas de estar constituidas las cámaras ya habíamos registrado una batería de iniciativas para revertir los retrocesos llevados a cabo por el anterior gobierno. Iniciativas como la derogación de la  reforma laboral o la LOMCE, recuperar la universalidad de la sanidad, subida del salario mínimo o puesta en marcha del ingreso mínimo vital, que sabemos, porque ya lo vimos en la frustrada y corta legislatura tras el 20 de diciembre, contarán con una mayoría para sacarlas adelante.

Iniciativas Parlamentarias (Pincha aquí)

La responsabilidad del PSOE será la de  liderar la oposición , la de poner voz a quienes votaron por opciones de izquierdas.  Haremos un buen trabajo parlamentario que permita condicionar la labor del gobierno y sacar adelante reformas legislativas para mejorar vida de una mayoría , recuperar derechos y reconstruir la justicia social en nuestro país.

Os seguiré  dando cuenta y escuchando vuestras propuesta  a través de los distintos canales que tenemos abiertos. A vuestra disposición en todo momento.

El Podemos legislador

Tags

, ,

Os dejo mi artículo en el Blog de Público y el vídeo de mi intervención en el pleno del pasado día 12.

 

El poder legislativo es uno de los tres poderes del Estado. Legislar es una de las principales tareas encomendadas al Parlamento, junto con la aprobación de los Presupuestos Generales y la acción de control al Gobierno.

Nada más arrancar la legislatura, Podemos se puso en modo legislativo, y registró en el Congreso de los Diputados su iniciativa estrella, la llamada Ley 25.

Ayer se debatía su toma en consideración. Esta proposición de ley de emergencia social de Podemos pasó a tramitarse porque el grupo socialista la apoyó. Pero decaerá en 15 días —ni siquiera podrá agotarse el plazo de enmiendas—, y no será ley si Podemos no apoya un Gobierno que la lleve a cabo y evitamos la disolución de las Cortes y nueva convocatoria electoral. Nosotros, desde el Partido Socialista, votamos con Podemos para corregir las políticas de Rajoy, mientras Podemos vota para mantener a Rajoy en la Moncloa.

Coincido en el análisis de situación del que parte esta iniciativa, precisamente por eso desde el PSOE proponemos un cambio de gobierno, un gobierno de progreso que acabe con la desigualdad y el sufrimiento que están viviendo millones de personas en nuestro país como consecuencia de las políticas del PP.

Advierto que eché de menos en la intervención del portavoz de Podemos la mínima crítica al Gobierno de Rajoy, que tanta desigualdad y pobreza ha generado en estos 4 años. A veces pienso que no tienen claro quiénes son los adversarios o qué políticas hay que combatir.

Entrando en el contenido de la ley, fue unánime la coincidencia de todos los grupos parlamentarios en advertir la falta de rigor y las carencias  de la iniciativa.

Criticar es más fácil que legislar. Una ley es algo muy serio; afecta a millones de personas. El Sr. Iglesias y los 57 diputados que firmaron esta ley deberían haber pensado antes que ya no son sólo tertulianos de televisión. Ahora están en el Congreso de los Diputados representando a los ciudadanos. Esto no va de titulares. Esto va de legislar. Y esta iniciativa deja mucho que desear.

Se trata de una ley que habla de emergencia social y de desarrollar el artículo 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos pero que finamente solo aborda 3 cuestiones —asistencia sanitaria, vivienda y suministros energéticos— y lo hace además de manera incorrecta, sesgada e ineficaz. No regula planes de choque para el empleo, la protección social al desempleo o el ingreso mínimo vital. Nada tampoco en relación a la atención a la pobreza infantil o a la desprotección de las personas dependientes. No se puede considerar una propuesta seria si no contempla la dotación presupuestaria necesaria. Decir que la gestión de la situación de emergencia social, la prestación de servicios públicos, la atención sanitaria o farmacéutica no cuesta dinero es engañar a la ciudadanía.

Sobre la protección del derecho a la salud, la propuesta de Podemos no recupera la asistencia sanitaria universal, lo deja en la indefinición. O en materia de vivienda, lejos de esta propuesta quedan las exigencias de dación en pago retroactiva y paralización de los desahucios por causas sobrevenidas. Para proteger la garantía de los suministros energéticos básicos, de nuevo nos preocupa quién paga. Parece mejor, más justo y más equitativo financiarlo a través de los PGE, que el que se hagan cargos las empresas suministradoras que después lo cargarán en las facturas del resto de consumidores.

Apoyamos esta ley a pesar de todas sus deficiencias porque tenemos la preocupación y la prioridad de atender la emergencia social en nuestro país. Pero no entendemos qué le lleva al señor Iglesias a no sumarse a un gobierno de cambio para, no solo aprobar esta ley, sino también para crear el Ingreso Mínimo Vital, aumentar la protección a los desempleados, subir el Salario Mínimo o atender de verdad la emergencia social.

Están a tiempo para no ser recordados como el Podemos “bloqueador”.

Rebelión gubernamental

Os dejo mi entrada en el blog de Público

Viñeta La Vanguardia 17/03/2016 (autor Toni Batllori)

Viñeta La Vanguardia 17/03/2016 (autor Toni Batllori)

Muchas son las cosas inéditas que estamos viviendo en los comienzos de esta XI Legislatura. Lo inédito no en sí mismo negativo ni positivo, simplemente es desconocido o nuevo. En estas especiales circunstancias políticas, tenemos la responsabilidad de actuar con el mejor ánimo, respetando nuestras normas y engrandeciendo los forjados y pilares de nuestra Democracia.

Paradójicamente, quien está actuando de manera más imprudente e insensata, es el actual gobierno en funciones, es el Sr. Rajoy y el PP.

Lo que ha ocurrido en el día de hoy, con la incomparecencia del Gobierno al llamamiento del Congreso, no sólo es inédito sino que es dañino para nuestra Democracia. Uno de los tres poderes de nuestro Estado, el Ejecutivo (en funciones) se encuentra a la fuga. Existe una rebelión gubernamental.

Ha sido el Ministro Morenés el primer protagonista de este acto y parece que no sé el último, Rajoy quiere también participar de ello.

Mariano Rajoy ya demostró dando “calabazas” al Rey en el proceso de investidura que no tiene pudor en bloquear las instituciones y los propios procesos constitucionales. Por mucho que se empeñan luego en escenificar defensa de principios constitucionales como la unidad de España, sus hechos les contradicen.

El informe y la comunicación que emite el gobierno y que entra en contradicción con el elaborado por los letrados de la Cámara cuestiona nuestro sistema parlamentario.

El Congreso, los Diputados y Diputadas, representamos al pueblo español. Y es en el pueblo español donde reside la soberanía nacional de la que emanan el resto de los poderes del Estado. Qué parte de estos principios constitucionales no han entendido o no aceptan, es lo que cabe preguntarse en esta situación.

Las Cortes Generales controlan la acción del Gobierno esto es lo que dice nuestra Carta Magna, no distingue entre si se está en funciones o no.

No cabe el argumento fuerza de que no gozan de la confianza de este parlamento, precisamente por eso, y en el ámbito de las funciones encomendadas es más necesario, si cabe, este control. El sometimiento al control parlamentario no es sólo para dar cuenta de la gestión a la Cámara que le otorga la confianza, lo es para responder ante quienes representan al pueblo español. Esto es lo que fundamente nuestro sistema democrático.

Como ejemplo de lo anterior, el Gobierno también se somete al control del Senado, aunque esa Cámara ni le otorga la confianza ni puede someterle a una moción de censura.

Al margen de los razonamientos jurídicos, y de la opinión de los constitucionalistas, cuesta comprender que persiguen con esta rebelión, generando este conflicto institucional. Realmente creen que es bueno para España, que el poder Ejecutivo y el Legislativo entren en un conflicto de esta magnitud.
Le parece razonable a Rajoy, al que tanto le gusta hacer llamamientos al sentido común, que el Gobierno de “plantón” al Congreso. Han llegado a decir que “nos vemos en los tribunales”. A nosotros no nos gustaría que esto sucediera.

Es grave lo que está sucediendo, y los socialistas decimos que no es una anécdota, que un inédito momento como éste cualquier decisión sienta un precedente. No estamos dispuestos a renunciar al papel que le corresponde al Parlamento como representante de la ciudadanía de nuestro país, y no estamos dispuestos a aceptar poderes absolutos, ni tan siquiera en funciones.

Esta circunstancia nos urge a actuaciones no sólo ante el Tribunal Constitucional si se diera el caso. También debemos empeñarnos en lograr los acuerdos necesarios para poner fin a este gobierno, y ofrecer a nuestro país un gobierno que represente la voluntad expresada por la ciudadanía el ya lejano 20 de Diciembre. Un gobierno de cambio, capaz de emprender reformas necesarios para el crecimiento económico y reconstruir la cohesión social, así como recuperar la confianza en la Política y en las instituciones españolas.

 

¿Podemos parar el reloj?

Os dejo mi post en mi Blog de Público

Siempre he creído importante actuar con coherencia. Es importante decir lo que se piensa y hacer lo que se dice. Sobre esto, y el momento político que vivimos en nuestro país me gustaría reflexionar hoy.

Desde las elecciones del 20 de diciembre se han escrito muchas páginas de periódicos, horas de radio y programa de televisión. Días de sumar escaños, trabajos de negociación, llamadas entre los grupos parlamentarios, cruces de papeles y proyectos, e incluso, un acuerdo.

Y mucha, mucha, muchísima atención ciudadana a las decisiones y pasos que dábamos sus señorías.

Soy una de ellas, tengo el honor de estar viviéndolo en primera persona. Un honor, sin duda. Pero también una responsabilidad muy importante, quizás más importante que en otros momentos.

La situación es inédita. El encargo que tenemos es gestionar una aritmética  imposible. Pero nadie nos dijo que esto iba a ser fácil. Cuando se adquiere el compromiso de ser representante de la ciudadanía que te vota, no se puede circunscribir a lo sencillo.  Tenemos encomendado gestionar sus deseos expresados en las urnas.

Y en un sistema parlamentario como el nuestro, toca al Congreso de los Diputado elegir Presidente del Gobierno, para lo que se precisa de una mayoría de votos de la cámara.

Y como ustedes, bien saben, en esto estamos.

Ha sido Pedro Sánchez, y el Partido Socialista, quien ha tenido la valentía y responsabilidad de asumir este proceso de investidura, tras la negativa al Rey del Sr. Rajoy.

Sí, valentía y responsabilidad. Y vuelvo a la coherencia.

Coherencia, porque dijimos que nosotros éramos la alternativa al Partido Popular.

Coherencia, porque dijimos  nuestro objetivo era revertir las políticas de la derecha en los último cuatro años.

Coherencia,  porque dijimos que trabajaríamos para el cambio político en España.

Por eso, por coherencia, y a pesar de las dificultades, hemos propuesto un gobierno de cambio. Un cambio progresista y reformista.

Y coherencia es lo que eché en falta en el debate de investidura de estos días.

Faltó coherencia al  presidente de gobierno en funciones,  que no ha asumido que su tiempo ha pasado, y que desde el escaño asistía a un debate que por respeto a sus votantes él tendría que estar protagonizando.

Y faltó coherencia al Sr. Iglesias y a Podemos, que decían que venían a cambiar  la política y protagonizó uno de las intervenciones más broncas, subidas de tono, insultante y fuera de lugar que se recuerdan en los últimos tiempos.

Faltó coherencia en quien decía que venía a cambiarlo todo y con su voto decidió que todo siga igual.

Esto podría quedar así, como un retrato de incoherencia de ambos personajes, sino fuera que de lo que se trataba es muy importante. No para el PSOE, no para Pedro Sánchez. Lo que ayer se debatía es importante para el país.

Ayer millones de personas nos miraban. Millones de personas cuyas esperanzas, anhelos o ilusiones dependen de las decisiones que nosotros adoptáramos.

Más de 700.000 familias sin ningún ingreso  pendientes de nuestra propuesta para un ingreso mínimo vital. Trabajadores en precario a los que proponemos recuperar poder adquisitivo y derechos laborales. Estudiantes condicionados por una beca.  Jubilados que necesitan liberarse de los copagos. Tantos y tantos, que precisan de un cambio de gobierno. Tantas y tantas personas con las que nos comprometimos a cambiar la situación durante la campaña electoral.

Hoy podríamos  estar celebrando  el fin al gobierno del PP  y de Mariano Rajoy. Pero no es así. Pareciera que ahora que podemos, no queremos.

O sí. Estamos a unas horas de una nueva votación.  Recuerdan: “Tic, tac, tic, tac… comienza la cuenta atrás para el Gobierno de Rajoy”. No es mío, esto del tic tac, es del Sr. Iglesias. Coherencia.

No podemos parar el reloj. Pero sí podemos  cambiar  el gobierno de nuestro país, para cambiar la vida de  la gente.

¿Está satisfecha la Ministra de Empleo y Seguridad Social con las medidas que anunció para jóvenes?

Tags

, , , ,

A partir de ahora, iré publicando las intervenciones que he ido haciendo como portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, en el Congreso de los Diputados. Empezaré con la más antigua, que pertenece al Pleno del 30 de octubre de 2013.

foto video 1 Continue reading

Se acabó la X Legislatura

Aquí os dejo mi  artículo en Público.

 

Esta semana se pone fin a la X legislatura. Es momento de balances, de recuerdos, y hasta de despedidas;  pero sobre todo es un tiempo de esperanza. Es tan rápida la política actual, que apenas hay tiempo de hablar del presente y nos ponemos a anticipar el futuro inmediato.  Por eso quiero aprovechar estas líneas para recordar cosas que merece la pena que no olvidemos, y sirvan de referencia para construir el mañana.

No podemos olvidar que hemos vivido cuatro años duros. Duros, sobre todo, de puertas hacia fuera. Mucho sufrimiento en la calle,  situaciones  personales y familiares dramáticas como consecuencia de la crisis y la respuesta de la derecha.

Dentro del Hemiciclo, el trabajo no se nos puso fácil. Todos los grupos políticos hemos estado sometidos al abuso de mayoría que ha llevado a cabo el Grupo Popular y el Gobierno.   Ni tan siquiera cuidaron las formas. Tenían esa mayoría tan absoluta que les permitía sacar adelante todas las iniciativas con los únicos votos de su grupo y  no se conformaron con ello, prefirieron gobernar a base de decretazo. Record histórico  decretos leyes. Esta mayoría, les ha llevado a tambalear los cimientos constitucionales sin complejos.  Reformas legales con claros indicios de vulnerarlos, nos ha llevado interponer más de 30 recursos ante el Tribunal  Constitucional.  Otro lamentable record.

Se da por hecho que tras las elecciones comienza un tiempo de “pactos”, y yo diría que ese tiempo ya ha empezado.  Con alguna anomalía. Siempre he creído que es el gobierno quien tiene la responsabilidad de acordar, de llegar a consensos, de conseguir sacar adelante sus medidas con el mayor apoyo posible.  Y Rajoy  parece que se propuso lo contrario. Ha habido muchos acuerdos, muchos pactos. El Gobierno consiguió  el consenso de la mayoría de fuerzas políticas en contra de sus políticas. Nos opusimos a su reforma laboral, nos opusimos a la reforma educativa o la reforma penal y la ley mordaza. Sorprende ahora escuchar a los dirigentes del PP y del gobierno decir que estamos todos los partidos políticos contra ellos, cuando la realidad es que en esto años fueron ellos los que gobernaron contra todos, frente a todos. Así,  para intentar ver el lado positivo de este tiempo, diría que aprendimos una buena lección. Nada es para siempre. Los derechos no son irreversibles, es posible retroceder.  Y esto nos ha de servir para trabajar en su reconstrucción, y conservación.

Ha habido un avance importante, que no quiero pasar por alto, y es que se ha producido una mayor  implicación política de la ciudadanía española.  Si en algo, no se avanzó suficiente en el desarrollo democrático de nuestro país es que no se consolidaron los deberes como ciudadanos.  Y en este tiempo de ataques a los derechos, se ha despertado el ejercicio de nuestros deberes y el interés y  la participación  en lo público.

Y sobre todo, lo mejor de esta legislatura es que llegó a su fin. Se abre un tiempo nuevo, un tiempo de esperanza.   Poner de nuevo a las personas en el centro de las decisiones  políticas es necesario.  Que los acuerdos  y los pactos se alcancen mirando hacia afuera, buscando el bien común. Es el momento de que  una nueva generación nos responsabilicemos del presente y el futuro de nuestro país.  Liderar  y asumir  este compromiso para, como hicieron nuestros  padres y abuelos ─sin olvidar a las madres y abuelas─, ofrecer un mañana mejor a nuestros hijos e hijas.

El presidente que necesita España

Tags

,

Os dejo mi artículo en el Blog de Público

 

Parecía que no llegaría, pero sí. Esta legislatura llega a su fin. Y por mucho que Rajoy intentó alargarla esperando el milagro económico, en apenas dos meses estamos llamados a las urnas.

El ambiente preelectoral se respira en los pasillos del Congreso. Especialmente nerviosas las filas del PP. Penúltima sesión de control y Rajoy ausente. Un Rajoy agotado, que ya algunos de los suyos desde Aznar a la Diputada Cayetana Álvarez de Toledo critican en público. Otros muchos lo hacen en privado.

Por eso, creo que no merece la pena hablar de él ni de este PP. Están amortizados por mucho que se empeñen en demostrar lo contrario.

Quiero poner en valor a nuestro candidato a la Presidencia, Pedro Sánchez. No soy una persona aduladora, todo lo contrario, entre compañeros prefiero siempre la crítica constructiva. Pero en este caso, el candidato Sánchez se lo merece.
He pasado con el uno de esos días que marcan las diferencias, que permiten a la ciudadanía comparar unos de otros. Días en que me reafirmo en los valores y en lo que representa el Partido Socialista.

Mientras en el hemiciclo el Ministro de Exteriores enviaba a al psiquiatra a un Diputado de CIU y después hacía aspavientos al Presidente de la Cámara cuando le preguntaba si retiraba esas palabras. O el Ministro de Interior sacaba de contexto y respondía fuera de tono al Diputado Olabarria de PNV. Incluso, fiesta del Grupo Parlamentario Popular con cervezas y aperitivos en las instalaciones del Congreso se produjo esa mañana. No sé muy bien que celebraban.

Como decía, mientras esto ocurría, Pedro Sánchez abordaba los problemas reales de frente.
Fuimos a Puertollano, mi ciudad. Nos reunimos con el comité de empresa de Elcogas y representantes sindicales.

El simple gesto de desplazarse hasta allí , el interés por conocer cómo se sentían estas personas que llegan más de 15 meses de conflicto laboral. Compartir con ellos, con sus familias, con la ciudad la incertidumbre y preocupación por el posible cierre de la central. Esto , ya le diferencia de Mariano Rajoy y su gobierno que no escuchan, no atienden, y ni siquiera cumplen con sus responsabilidades en este asunto y los compromisos que previamente habían adquirido.

No era la primera vez. No lo hizo porque estemos en precampaña. Antes de ser elegido Secretario General de los socialistas se había ocupado de este asunto , había visitado Puertollano y había mantenido algún contacto con los trabajadores.

Pedro Sánchez, mostró interés por lo macro y por lo micro.

Dejó claro que le preocupa y tiene previsto asumir una nueva planificación energética e industrial en España. Sin olvidar a una ciudad como Puertollano en esa apuesta por la reindustrializacion del país.

Pedro Sánchez no se puso de perfil. Apostó por la viabilidad y el futuro de Elcogas. Se comprometió a exigir la pronta actuación del Gobierno. Y sin tapujos dijo que si él sea Presidente trabajará por su continuidad .

No quiso marchar de la ciudad sin encontrarse y pasar a saludar a la militancia, a los simpatizantes que quería trasladar sus propuestas, sus emociones.

Aquí no acabó el día, coincidía esta jornada con la presentación, por la tarde y ya en Madrid, con nuestras propuestas en materia de empleo . Un nuevo Estatuto de las personas Trabajadoras, un plan de choque para la inserción laboral de 700 mil jóvenes sin formación ni empleo. Hay proyecto, hay ideas, y ganas de llevarlas s cabo.

Esto es lo que necesita España. Un presidente capaz de sentarse en una mesa a dialogar. Un presidente que no rehuya los problemas sino que busque soluciones. Un presidente con ambición de transformar y modernizar el país . Un Presidente capaz de acercarse a lo concreto y rozarse con las personas que sufren o tienen dificultades. Un Presidente que asuma retos con optimismo y esperanza. Un Presidente Socialista.