Me siento orgullosa de la Ley de Memoria Histórica aprobada en el año 2007, con el impulso de un gobierno socialista.

Una ley que engrandece nuestra democracia.

 Una ley que amplía y reconoce derechos de quienes padecieron persecución o violencia, por razones políticas o ideológicas durante la guerra civil y la Dictadura.

Una ley que ha posibilitado que muchos familiares, de la mano de las asociaciones, hayan podido dar sepultura, llorar y llevar flores a sus muertos que estaban tirados en las cunetas.

En los últimos años, lo único que hizo el gobierno del PP fue “enterrar” la Ley.

No podíamos esperar de ellos que ampliaran derechos, sino simplemente que la cumplieran.

La Vicepresidenta, Soraya Sáez de Santamaría no hizo ninguna referencia a la Memoria Histórica en la comparecencia de hace unos días en Comisión de Constitucional. A pesar que nuestro portavoz le preguntó expresamente por ello.

Esta misma semana, yo misma he insistido en la pregunta en sesión de control, y ella se desentiende, renunciando responder a esta pregunta. Lo que no puede esconder es que fue ella y su gobierno, los responsables de incumplir la Ley de Memoria Histórica, dejando su partida presupuestaria a cero.

Ampararon su decisión por cuestiones económicas. No. No fue la economía, fue la ideología.

Ya lo advirtió Rajoy en una entrevista en 2008, decía:

“Eliminaría todos aquellos artículos que hablan de dar dinero público para recuperar el pasado. Yo no daría ni un solo euro del erario público a esos efectos”

A su llegada a la Moncloa cumplió su promesa, con la excusa de la crisis como aval.

No se trata de darle vueltas al pasado como sostiene el Presidente del Gobierno.

Ejemplo de dar vueltas al pasado, la vergonzosa actitud del diputado autonómico y secretario provincial del PP en Badajoz o la alcaldesa del Alberche del Caudillo en Toledo. Que asistieron para ser premiados por la Fundación Franco, por su oposición a las administraciones públicas que están cumpliendo la ley y enaltecimiento de la figura del dictador.

Nosotros queremos que se recupere los fondos económicos de la ley.

Como mínimo 6 millones 300 mil euros. Prácticamente idéntico a la partida para Personal eventual de la Presidencia.

Solicitamos que se dote la partida presupuestaria y se recupere la Oficina de Victimas.  En definitiva, le exigimos que cumplan con su obligación y que garanticen el cumplimiento de la Ley.

No para reabrir heridas sino para recuperar la memoria de las familias, y para dignificar nuestra memoria. La memoria de todos.

 Os dejo vídeo con la intervención en la sesión de control.